Autor: Susana Vidal
Categoría:
Tiempo de preparado30 minTiempo de cocinado15 minTiempo total45 min

Quién no entregaría todos sus bienes o parte de su reino por hincarle el diente a ésta tarta? Pues nada más lejos de la realidad! Aquí tenéis la receta para que la hagáis vosotr@s mism@s y no dependáis de nadie. Está suuuuuuuuuuuper rica, y no resulta nada pesada, además es muy entretenida si andan mini chefs por casa que puedan ayudarnos! Vamos con ella, mirad qué fácil!

Para el bizcocho
 180 g de harina especial repostería
 180 g de azúcar
 6 huevos
 1 cucharadita de postre de levadura en polvo
 1 lata de 1/2 kg de melocotón en almíbar
 zumo de 1 naranja
 margarina para el molde
 azúcar glass
 una pizca de sal
Para la crema pastelera
 500 ml de bebida de soja (o leche)
 4 yemas
 125 g de azúcar
 50 g de almidón de maíz
 1 cucharada de postre de pasta de vainilla o 1 vaina
 piel de 1 limón
1

Empezaremos preparando la crema pastelera para poderla refrigerar antes de montar la tarta.
Para ello separamos 150 ml de la bebida de soja y calentamos el resto junto con vainilla y la piel de un limón.
Podéis utilizar la bebida vegetal que más os guste o leche de vaca. A nosotros la de soja es la que más nos gusta, pero admite cualquier otra.
Calentamos sin que llegue a hervir, y justo antes de que esto ocurra, apagamos el fuego y dejamos que emulsione con la tapa puesta durante media hora.
Ahora, batimos las yemas junto con el azúcar y disolvemos el almidón de maíz con la soja fría que habíamos separado.
A continuación, añadimos las yemas batidas con el azúcar a la emulsión que teníamos reposando (recordad sacar la piel de limón) y removemos sin parar con el fuego medio-bajo.
Ahora podemos añadir también la mezcla de almidón de maíz y remover y remover hasta que espese. Dejamos atemperar y cuando haya perdido temperatura, la cubrimos con papel film para que no se reseque y la metemos en la nevera.
Una vez lista la crema, vamos a preparar la plancha de bizcocho.
Cascamos los huevos y separamos las yemas de las claras. Montamos éstas últimas a punto de nieve firme con una pizca de sal. Reservamos en la nevera.
Precalentamos el horno a 180º por arriba y por abajo.
A continuación batimos las yemas junto con el azúcar hasta que nos quede una mezcla espumosa y blanquecina.
Le incorporamos la harina tamizada y la levadura y removemos manualmente. Añadimos 1/3 de las claras y removemos de nuevo poco a poco. Acabamos de añadir el resto de claras y movemos de abajo arriba hasta que nos quede una masa homogénea.
Ponemos un papel vegetal en la bandeja del horno y lo engrasamos con margarina de soja .
Vertemos nuestra masa de bizcocho en la bandeja, lo alisamos bien y lo horneamos unos 15 minutos.
Una vez listo, recordad abrir el horno poco a poco y que no haya un cambio de temperatura muy brusco.
Dejamos enfriar el bizcocho.
Mientras podemos escurrir los melocotones y cortarlos en tiras muy finas y si no tenemos azúcar glass podemos ir pasando un poco de azúcar blanquilla por el molinillo y listo.
Una vez frío el bizcocho, lo cortamos en tres partes iguales.
Exprimimos la naranja, y disponemos la primera capa en el plato donde vayamos a servir la tarta. La pincelamos con el zumo y ponemos la mitad de la crema pastelera que teníamos reservada.
A continuación, una capa fina de melocotones.
Después de esto, otra capa de bizcocho. Lo humedecemos con zumo de nuevo, y le añadimos lo que nos quede de crema pastelera y otra tanda de melocotones.
Por último, ponemos la tercera capa, que ya no humedeceremos. Simplemente la espolvorearemos con azúcar glass y la decoraremos con algunas rajas finitas de melocotón.
Dejar en la nevera hasta el momento de servir.
Disfrutadla a tope, que para eso la hemos hecho, verdad?!!

Ingredientes

Para el bizcocho
 180 g de harina especial repostería
 180 g de azúcar
 6 huevos
 1 cucharadita de postre de levadura en polvo
 1 lata de 1/2 kg de melocotón en almíbar
 zumo de 1 naranja
 margarina para el molde
 azúcar glass
 una pizca de sal
Para la crema pastelera
 500 ml de bebida de soja (o leche)
 4 yemas
 125 g de azúcar
 50 g de almidón de maíz
 1 cucharada de postre de pasta de vainilla o 1 vaina
 piel de 1 limón

Pasos

1

Empezaremos preparando la crema pastelera para poderla refrigerar antes de montar la tarta.
Para ello separamos 150 ml de la bebida de soja y calentamos el resto junto con vainilla y la piel de un limón.
Podéis utilizar la bebida vegetal que más os guste o leche de vaca. A nosotros la de soja es la que más nos gusta, pero admite cualquier otra.
Calentamos sin que llegue a hervir, y justo antes de que esto ocurra, apagamos el fuego y dejamos que emulsione con la tapa puesta durante media hora.
Ahora, batimos las yemas junto con el azúcar y disolvemos el almidón de maíz con la soja fría que habíamos separado.
A continuación, añadimos las yemas batidas con el azúcar a la emulsión que teníamos reposando (recordad sacar la piel de limón) y removemos sin parar con el fuego medio-bajo.
Ahora podemos añadir también la mezcla de almidón de maíz y remover y remover hasta que espese. Dejamos atemperar y cuando haya perdido temperatura, la cubrimos con papel film para que no se reseque y la metemos en la nevera.
Una vez lista la crema, vamos a preparar la plancha de bizcocho.
Cascamos los huevos y separamos las yemas de las claras. Montamos éstas últimas a punto de nieve firme con una pizca de sal. Reservamos en la nevera.
Precalentamos el horno a 180º por arriba y por abajo.
A continuación batimos las yemas junto con el azúcar hasta que nos quede una mezcla espumosa y blanquecina.
Le incorporamos la harina tamizada y la levadura y removemos manualmente. Añadimos 1/3 de las claras y removemos de nuevo poco a poco. Acabamos de añadir el resto de claras y movemos de abajo arriba hasta que nos quede una masa homogénea.
Ponemos un papel vegetal en la bandeja del horno y lo engrasamos con margarina de soja .
Vertemos nuestra masa de bizcocho en la bandeja, lo alisamos bien y lo horneamos unos 15 minutos.
Una vez listo, recordad abrir el horno poco a poco y que no haya un cambio de temperatura muy brusco.
Dejamos enfriar el bizcocho.
Mientras podemos escurrir los melocotones y cortarlos en tiras muy finas y si no tenemos azúcar glass podemos ir pasando un poco de azúcar blanquilla por el molinillo y listo.
Una vez frío el bizcocho, lo cortamos en tres partes iguales.
Exprimimos la naranja, y disponemos la primera capa en el plato donde vayamos a servir la tarta. La pincelamos con el zumo y ponemos la mitad de la crema pastelera que teníamos reservada.
A continuación, una capa fina de melocotones.
Después de esto, otra capa de bizcocho. Lo humedecemos con zumo de nuevo, y le añadimos lo que nos quede de crema pastelera y otra tanda de melocotones.
Por último, ponemos la tercera capa, que ya no humedeceremos. Simplemente la espolvorearemos con azúcar glass y la decoraremos con algunas rajas finitas de melocotón.
Dejar en la nevera hasta el momento de servir.
Disfrutadla a tope, que para eso la hemos hecho, verdad?!!

TARTA DE MELOCOTÓN
Compartir

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies