Autor: Susana Vidal
Categoría:
Tiempo de preparado10 minTiempo de cocinado20 minTiempo total30 min

Hoy os voy a enseñar la salsa clásica de tomate, recurrente donde las haya, pero con un matiz diferente, la albahaca, que dejará su huella sabrosona. Si alguien me dijera que me tengo que ir a una isla desierta y sólo me puedo llevar una cosa, sería ALBAHACA. Me tiene totalmente obnubilada. Se elabora muy fácilmente y en un periquete, no os llevará más de 20 minutos.

 ½ kg de tomates maduros
 ½ cebolla
 1 diente de ajo sin el germen
 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
 ¼ cucharilla de café de sal
 ¼ c/c de azúcar
 vino blanco
 8 a 10 hojas grandes de albahaca
1

Lo primero que tenéis que hacer es lavar los tomates y cortarlos a trozos. Reservad.
Ahora cortáis la cebolla y el ajo, también a cuadraditos.
Después de estos pasos, ponéis los tres ingredientes en el vaso de la batidora y trituráis bien.
Ahora calentáis el aceite en una sartén y añadís el preparado del vaso, más la sal, el azúcar,para quitarle la acidez y un chorrito de vino blanco si os gusta, si no podéis prescindir de él perfectamente.
Bajáis a fuego suave y cocináis entre 15- 20 minutos, hasta que veáis que todos los ingredientes están totalmente integrados. Id removiendo en este transcurso de tiempo de vez en cuando y comprobando que no se pegue.
Durante este ratito podéis ir lavando y picando la albahaca.
Pasado este tiempo vuestra deliciosa salsa de tomate casera estará casi lista.
Sólo faltará añadirle a última hora la albahaca fresca picadita y voilà, a la mesa a disfrutar.
Riquísima con pasta, arroz, patatas, bulgur, quínoa, para pizzas, sólo que la albahaca la tendríais que añadir al sacar la pizza del horno…en fin, para mil recetas. Ya le iremos dando uso.
Buen provecho!!

Ingredientes

 ½ kg de tomates maduros
 ½ cebolla
 1 diente de ajo sin el germen
 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
 ¼ cucharilla de café de sal
 ¼ c/c de azúcar
 vino blanco
 8 a 10 hojas grandes de albahaca

Pasos

1

Lo primero que tenéis que hacer es lavar los tomates y cortarlos a trozos. Reservad.
Ahora cortáis la cebolla y el ajo, también a cuadraditos.
Después de estos pasos, ponéis los tres ingredientes en el vaso de la batidora y trituráis bien.
Ahora calentáis el aceite en una sartén y añadís el preparado del vaso, más la sal, el azúcar,para quitarle la acidez y un chorrito de vino blanco si os gusta, si no podéis prescindir de él perfectamente.
Bajáis a fuego suave y cocináis entre 15- 20 minutos, hasta que veáis que todos los ingredientes están totalmente integrados. Id removiendo en este transcurso de tiempo de vez en cuando y comprobando que no se pegue.
Durante este ratito podéis ir lavando y picando la albahaca.
Pasado este tiempo vuestra deliciosa salsa de tomate casera estará casi lista.
Sólo faltará añadirle a última hora la albahaca fresca picadita y voilà, a la mesa a disfrutar.
Riquísima con pasta, arroz, patatas, bulgur, quínoa, para pizzas, sólo que la albahaca la tendríais que añadir al sacar la pizza del horno…en fin, para mil recetas. Ya le iremos dando uso.
Buen provecho!!

SALSA DE TOMATE CON ALBAHACA
Compartir

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies