Print Options:

PASTEL DE ESPINACAS RELLENO DE TOFU CREMOSO

Tiempo de preparado15 minTiempo de cocinado30 minTiempo total45 min

Atención a ésta receta piquitos finos! Os proponemos una tarta delicada y suave como el terciopelo y sana hasta decir basta. Sin grasas, fuente de vitaminas y proteínas, e ideal para cualquier paladar.

Para el bizcocho
 100 g de harina integral
 100 g de harina normal
 1 sobre de levadura
 7 g de sal
 sustituto de huevo (correspondiente a 3 ud)
 125 ml de nata de soja
 100 ml de aceite vegetal
 200 g de hojas de espinacas frescas
Para el relleno:
 200 g de tofu
 2 dientes de ajo
 100 g de cebolla
 4 cucharadas soperas de nata de soja (80 gr)
 sal
 mix de pimientas recién molidas
 orégano
1

Empezaremos por la elaboración del bizcocho de nuestro pastel de espinacas ya que hay que dejarlo enfriar para poderlo rellenar, así que vamos allá.
Lavamos las hojas de espinaca y las troceamos con los dedos. Reservamos.
Ponemos en un bol las harinas, la levadura, los huevos, la nata de soja, el aceite y la sal y mezclamos todo con la ayuda de una batidora eléctrica. Cuando esté todo un poco mezclado ya, añadimos las espinacas y seguimos triturando hasta que sea todo una masa homogénea.
Precalentamos el horno por arriba y por abajo a 180º.
Mientras coge temperatura, engrasamos un molde para hornear. Yo he utilizado uno de 22cm para evitar que quedara muy finito.
Una vez engrasado, volcamos la mezcla de bizcocho y horneamos durante media hora.

A continuación vamos a preparar el relleno.
Picamos la cebollita y los ajos y los pochamos en una sartén con aceite de oliva.
Cuando se estén dorando añadimos el tofu que habremos picado previamente con la ayuda de un tenedor.
Echamos sal y removemos hasta que se integren todos los ingredientes.
Apagamos el fuego y reservamos.
Cuando se haya atemperado un poco, lo vertemos en un bol y le añadimos las 4 cucharadas de nata, sal si fuera necesario, una pizca de pimienta recién molida y orégano.
Trituramos con la ayuda de una batidora y ya tenemos listo el relleno.
Cuando esté listo el bizcocho lo tendremos que dejar enfriar bien para poderlo partir en dos.
Una vez hecho este paso, sólo nos queda rellenarlo y ponernos el babero, con eso os lo digo todo!
No os sobrará nada de este delicioso pastel pero si eso pasa, podéis congelarlo, no queda nada mal.
Buen provecho chefs!!