Autor: Susana Vidal
Categoría: ,
Tiempo de preparado10 minTiempo de cocinado40 minTiempo total50 min

La papa a la huancaína es muy popular en todo el Perú, siendo su ciudad de origen, Huancayo.

Los primeros registros de este plato datan del s. XIX. En aquel tiempo se servía caliente, pero con el paso de los años la costumbre se ha transformado en consumirla fría. La consumáis como la consumáis está igualmente deliciosa.

El ají le dará un toque picantito pero muy agradable, es algo especial, está muy muy rica esta salsa, os la recomendamos encarecidamente. La tenéis que probar, no la perdáis de vista. Si queréis la receta vegana sólo tendréis que prescindir de ponerle huevo duro, la salsa es completamente de origen vegetal.

Y bien, mis chefs internacionales, vamos a la mesa de trabajo!

Para 2 personas
 2 patatas medianas
 200 g de tofu al natural
 200 ml de crema de soja o de arroz
 1 paquete pequeño de crackers (opcional)
 3 ajíes amarillos
 2 dientes de ajo
 ¼ de cebolla
 aceite de oliva virgen extra
 2 huevos cocidos
 aceitunas negras
 lechuga
1

Lo primero que haremos será lavar las patatas y cocerlas en agua y sal con su propia piel.
Mientras ponemos en otro cazo los huevos y los cocemos también durante 10 minutos. Una vez listos, los ponemos bajo el chorro de agua fría para que conserven la yemita bien amarilla.
A continuación, vamos a preparar la salsa.
Calentamos aceite en una sartén y pochamos a fuego medio la cebollita y el ajo. Dejamos unos minutos mientras sacamos las semillas de los ajíes y los cortamos a trozos pequeñitos.
Estos pimientitos los encontraremos en cualquier tienda latina y puede que en alguna gran superficie, yo acostumbro a comprarlos en estas tiendas. Generalmente los podemos encontrar congelados, seguro que no es exactamente lo mismo que frescos, pero nos hace su función oye, que para disfrutar de una receta de más allá del charco, con algún “pero” nos íbamos a topar.
Bueno, pues una vez pochada la cebollita, añadimos los ajíes y les damos unas vueltas. Ahora picamos el tofu con la ayuda de un tenedor y se lo añadimos. Removemos, añadimos sal y cocinamos unos pocos minutos.
Probamos de sal y de picante, porque aún estaríamos a tiempo de añadir ají si nos gustara más picantito.
Para mí el límite para estas cantidades está en tres, pero eso va a gustos.
Si está correcto de sal y de picante, le añadimos la nata de soja y dejamos al fuego hasta que reduzca bastante.
A continuación ponemos la salsa en un recipiente donde podamos triturarla, le añadimos los crackers y con la ayuda de una batidora la trabajamos hasta que quede una salsita homogénea.
Ya está listo para emplatar. Pelamos y cortamos las patatas y las servimos en el plato con un poco de lechuga, que es como tradicionalmente se sirve en su país de origen. Vertemos salsa por encima y decoramos con huevo duro y unas aceitunas negras.
Y más que misión cumplida! Impresionantemente fácil, sano y con ese toque picantito que nos va a alegrar el día!
Buen provecho chefs!

Ingredientes

Para 2 personas
 2 patatas medianas
 200 g de tofu al natural
 200 ml de crema de soja o de arroz
 1 paquete pequeño de crackers (opcional)
 3 ajíes amarillos
 2 dientes de ajo
 ¼ de cebolla
 aceite de oliva virgen extra
 2 huevos cocidos
 aceitunas negras
 lechuga

Pasos

1

Lo primero que haremos será lavar las patatas y cocerlas en agua y sal con su propia piel.
Mientras ponemos en otro cazo los huevos y los cocemos también durante 10 minutos. Una vez listos, los ponemos bajo el chorro de agua fría para que conserven la yemita bien amarilla.
A continuación, vamos a preparar la salsa.
Calentamos aceite en una sartén y pochamos a fuego medio la cebollita y el ajo. Dejamos unos minutos mientras sacamos las semillas de los ajíes y los cortamos a trozos pequeñitos.
Estos pimientitos los encontraremos en cualquier tienda latina y puede que en alguna gran superficie, yo acostumbro a comprarlos en estas tiendas. Generalmente los podemos encontrar congelados, seguro que no es exactamente lo mismo que frescos, pero nos hace su función oye, que para disfrutar de una receta de más allá del charco, con algún “pero” nos íbamos a topar.
Bueno, pues una vez pochada la cebollita, añadimos los ajíes y les damos unas vueltas. Ahora picamos el tofu con la ayuda de un tenedor y se lo añadimos. Removemos, añadimos sal y cocinamos unos pocos minutos.
Probamos de sal y de picante, porque aún estaríamos a tiempo de añadir ají si nos gustara más picantito.
Para mí el límite para estas cantidades está en tres, pero eso va a gustos.
Si está correcto de sal y de picante, le añadimos la nata de soja y dejamos al fuego hasta que reduzca bastante.
A continuación ponemos la salsa en un recipiente donde podamos triturarla, le añadimos los crackers y con la ayuda de una batidora la trabajamos hasta que quede una salsita homogénea.
Ya está listo para emplatar. Pelamos y cortamos las patatas y las servimos en el plato con un poco de lechuga, que es como tradicionalmente se sirve en su país de origen. Vertemos salsa por encima y decoramos con huevo duro y unas aceitunas negras.
Y más que misión cumplida! Impresionantemente fácil, sano y con ese toque picantito que nos va a alegrar el día!
Buen provecho chefs!

PAPAS A LA HUANCAÍNA
Compartir

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies