CROQUETAS DE ZANAHORIAS Y GARBANZOS

Autor: Susana Vidal
Tiempo de preparado15 minTiempo de cocinado30 minTiempo total45 min

La receta de hoy llega como propuesta de entrante, de cena o para peques que se resisten a comer verduras o legumbres. Las croquetas de zanahorias y garbanzos son un plato de muy fácil elaboración y que no nos robará demasiado tiempo. A cambio nos proporcionará energía, buena nutrición y un bajo contenido en grasas. El resultado es una croqueta fina y jugosita a la que nadie se va a poder resistir. Se mantienen perfectamente congeladas. Si os sobran las podéis dejar listas para descongelar y freír otro día, aunque sinceramente, no creo que queden ni para el apuntador. Vamos a lo que nos traemos entre manos?

Para 48 ud
 400 g de zanahorias cocidas al vapor
 400 g de garbanzos cocidos
 180 g de cebolla ( 20 gr para la bechamel)
 90 g de pimiento rojo
 3 dientes de ajo
 bechamel
 aceite de oliva virgen extra
 sal
 pan rallado
 perejil
 40 g avena
1

Lo primero que haremos para elaborar las croquetas de zanahoria y garbanzo será lavar y pelar las zanahorias y ponerlas al vapor para que se vayan haciendo. Deben quedar al dente. Lo mejor es ir pinchándolas para comprobar si están ya que su tiempo de cocción dependerá del tamaño que tengan.
Las podéis hervir también, pero conservan mejor sus propiedades si las consumimos crudas o al vapor.
Una vez cocidas, las dejamos enfriar.
Mientras se van haciendo podemos preparar la salsa bechamel ya que también es conveniente dejarla enfriar. Aquí os dejo el enlace por si necesitáis la receta.
Ahora lavamos los garbanzos, los escurrimos y los ponemos en un recipiente suficientemente grande para que quepan el resto de ingredientes.
Añadimos la cebolla y el pimiento picadito, la avena, los dientes de ajo, la sal y el perejil también picado.
A continuación picamos la zanahoria un poco con un tenedor y la añadimos también.
Mezclamos todo bien y lo trituramos un poco con la batidora eléctrica hasta que quede una pasta homogénea.
Por último le añadimos la bechamel, removemos bien, envolvemos en film y metemos la mezcla en la nevera durante mínimo una hora. Cuanto más tiempo esté, más fácil será formar las croquetas.
El último paso sería, una vez bien fría la masa, formar las croquetas, rebozarlas en pan rallado y freírlas en abundante aceite caliente. Dejarlas escurrir en un plato con papel de cocina y a la mesa a disfrutarlas!
Podéis hacer la versión más ligera, rebozándolas en pan rallado y horneándolas, aunque yo soy más partidaria de que si alguien no debe abusar, mejor comer menos pero como toca y disfrutarlas al 100%.
Ya veréis qué exitazo estas croquetas de zanahoria y garbanzo!
Buen provecho!

Ingredientes

Para 48 ud
 400 g de zanahorias cocidas al vapor
 400 g de garbanzos cocidos
 180 g de cebolla ( 20 gr para la bechamel)
 90 g de pimiento rojo
 3 dientes de ajo
 bechamel
 aceite de oliva virgen extra
 sal
 pan rallado
 perejil
 40 g avena

Pasos

1

Lo primero que haremos para elaborar las croquetas de zanahoria y garbanzo será lavar y pelar las zanahorias y ponerlas al vapor para que se vayan haciendo. Deben quedar al dente. Lo mejor es ir pinchándolas para comprobar si están ya que su tiempo de cocción dependerá del tamaño que tengan.
Las podéis hervir también, pero conservan mejor sus propiedades si las consumimos crudas o al vapor.
Una vez cocidas, las dejamos enfriar.
Mientras se van haciendo podemos preparar la salsa bechamel ya que también es conveniente dejarla enfriar. Aquí os dejo el enlace por si necesitáis la receta.
Ahora lavamos los garbanzos, los escurrimos y los ponemos en un recipiente suficientemente grande para que quepan el resto de ingredientes.
Añadimos la cebolla y el pimiento picadito, la avena, los dientes de ajo, la sal y el perejil también picado.
A continuación picamos la zanahoria un poco con un tenedor y la añadimos también.
Mezclamos todo bien y lo trituramos un poco con la batidora eléctrica hasta que quede una pasta homogénea.
Por último le añadimos la bechamel, removemos bien, envolvemos en film y metemos la mezcla en la nevera durante mínimo una hora. Cuanto más tiempo esté, más fácil será formar las croquetas.
El último paso sería, una vez bien fría la masa, formar las croquetas, rebozarlas en pan rallado y freírlas en abundante aceite caliente. Dejarlas escurrir en un plato con papel de cocina y a la mesa a disfrutarlas!
Podéis hacer la versión más ligera, rebozándolas en pan rallado y horneándolas, aunque yo soy más partidaria de que si alguien no debe abusar, mejor comer menos pero como toca y disfrutarlas al 100%.
Ya veréis qué exitazo estas croquetas de zanahoria y garbanzo!
Buen provecho!

CROQUETAS DE ZANAHORIAS Y GARBANZOS
Compartir

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies