Autor: Susana Vidal
Tiempo de preparado15 minTiempo de cocinado45 minTiempo total1 hr

Existe todo un mundo de recetas fuera de la crema de calabaza y de su relación con Halloween y este bizcocho de calabaza o coca de carabassa que se ha dicho toda la vida en mi casa y en mi tierra lo demuestra. Queda suave, jugoso, esponjoso, con un saborcito a otoño de desmayarse y para más inri es sano, lo que lo convierte en un desayuno o merienda indicado para grandes y pequeños. No tenemos más tiempo que perder, no? Nos ponemos en marcha! Apuntad!

 400 g de calabaza asada
 300 g de azúcar moreno
 180 ml de aceite vegetal
 400 g de harina
 4 huevos
 4 sobres gasificante blancos
 4 sobres gasificante azules
 láminas de almendra
 canela
1

Lo primero que tenemos que hacer es asar la calabaza. Dependerá del tamaño pero una pequeñita tardará una media hora a 200º por arriba y por abajo. Ante la duda, la pinchamos con un palito de madera para comprobarlo y listo.
Una vez asada la dejamos enfriar. Yo la suelo asar el día anterior, pero se puede hacer el mismo día, sólo que tenéis que contar con ese tiempo de horno y de que pierda el calor.
Una vez lista la calabaza, la ponemos en un recipiente junto con el azúcar y la trituramos con una batidora.
A continuación añadimos los huevos y batimos otra vez y una vez hecho esto, añadimos el aceite y volvemos a pasarlo por la batidora.
Ahora tamizamos la harina y le añadimos el gasificante de los sobres blancos y una vez hecho lo mezclamos a la masa de calabaza. Ahora batimos de nuevo a máxima potencia.
A continuación agregamos el gasificante de los sobres azules y mezclamos a mano con la ayuda de una espátula.
Vertemos todo el contenido en un molde de unos 26 cm, previamente engrasado, le añadimos las láminas de almendra y horneamos unos 45-50 minutos por abajo. Sólo los primeros 10 minutos y los últimos 5 hornearemos por arriba y por abajo.
La almendra tiene que quedar tostadita. Los tiempos siempre son aproximados porque depende de cada horno, del tamaño del molde que utilicemos etc. Siempre es mejor comprobarlo pinchándolo con un palito de madera, ya sabéis, si sale limpio es que está bien cocidito. Pero ojo, no se puede abrir el horno nada más apagarlo, los cambios bruscos de temperatura pueden hacer que el bizcocho pierda su bonita forma y se hunda por en medio.
Aquí tenemos otra dulce manera de consumir la calabaza.
Bienvenido otoño!
Buen provecho!

Ingredientes

 400 g de calabaza asada
 300 g de azúcar moreno
 180 ml de aceite vegetal
 400 g de harina
 4 huevos
 4 sobres gasificante blancos
 4 sobres gasificante azules
 láminas de almendra
 canela

Pasos

1

Lo primero que tenemos que hacer es asar la calabaza. Dependerá del tamaño pero una pequeñita tardará una media hora a 200º por arriba y por abajo. Ante la duda, la pinchamos con un palito de madera para comprobarlo y listo.
Una vez asada la dejamos enfriar. Yo la suelo asar el día anterior, pero se puede hacer el mismo día, sólo que tenéis que contar con ese tiempo de horno y de que pierda el calor.
Una vez lista la calabaza, la ponemos en un recipiente junto con el azúcar y la trituramos con una batidora.
A continuación añadimos los huevos y batimos otra vez y una vez hecho esto, añadimos el aceite y volvemos a pasarlo por la batidora.
Ahora tamizamos la harina y le añadimos el gasificante de los sobres blancos y una vez hecho lo mezclamos a la masa de calabaza. Ahora batimos de nuevo a máxima potencia.
A continuación agregamos el gasificante de los sobres azules y mezclamos a mano con la ayuda de una espátula.
Vertemos todo el contenido en un molde de unos 26 cm, previamente engrasado, le añadimos las láminas de almendra y horneamos unos 45-50 minutos por abajo. Sólo los primeros 10 minutos y los últimos 5 hornearemos por arriba y por abajo.
La almendra tiene que quedar tostadita. Los tiempos siempre son aproximados porque depende de cada horno, del tamaño del molde que utilicemos etc. Siempre es mejor comprobarlo pinchándolo con un palito de madera, ya sabéis, si sale limpio es que está bien cocidito. Pero ojo, no se puede abrir el horno nada más apagarlo, los cambios bruscos de temperatura pueden hacer que el bizcocho pierda su bonita forma y se hunda por en medio.
Aquí tenemos otra dulce manera de consumir la calabaza.
Bienvenido otoño!
Buen provecho!

BIZCOCHO DE CALABAZA
Compartir

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies