Autor: Susana Vidal
Categoría: ,
Tiempo de preparado30 minTiempo de cocinado20 minTiempo total50 min

Como ya sabréis de otras recetas en casa nos declaramos indiscutibles admiradores de la cocina italiana y como no podía ser de otra manera, esta receta del sur de Italia no podía faltar. Su ingrediente principal es la berenjena, y como secundarios pero no menos importantes el parmesano, mozzarella, el tomate y la albahaca. Estamos seguros de que con esta receta conquistaréis a cualquiera. Su dificultad es inexistente, eso sí, los preparativos son un poco entretenidos, pero veréis que va a merecer la pena. Queréis comprobarlo? Vamos allá!

Para 4-6 personas
 no egg (sustituto de huevo) equivalente a 2 ud
 sal
 pimienta negra recién molida
 albahaca seca
 harina para rebozar
 aceite de oliva virgen extra
 900 g 3 berenjenas medianas
 600 ml de tomate frito
 100 g de parmesano vegano
 250 g de mozzarella fresca vegana (en bolas)
 albahaca fresca para decorar
1

Lo primero que vamos a hacer el lavar las berenjenas, quitarles el tallo y cortarlas longitudinalmente.
Conforme las vayamos cortando les añadimos sal y las dejamos en un plato reposando para que vayan purgando y eliminando el amargor.
Una vez tengamos todas las berenjenas cortadas, preparamos la mezcla de no-egg (sustituto de huevo)y las rebozamos, primero las pasamos por un poco de harina por ambos lados y luego por el no-egg.
Calentamos aceite en una sartén y cuando esté bien caliente, empezamos a freírlas.
Las vamos dejando en un plato con papel de cocina para que eliminen el exceso de grasa.
Las personas que no debáis consumir grasas podéis saltaros este paso y hacerlas simplemente a la plancha, es una opción alternativa.
Una vez las tengamos todas fritas y escurridas, ya tenemos listo lo más laborioso.
A continuación, cortamos el mozzarella a rodajitas y reservamos.
Ahora cogemos una fuente donde las vayamos a hornear y ponemos una primera capa de tomate frito.
Una segunda de berenjenas, una de parmesano y un poco de albahaca y pimienta negra recién molida.
A continuación añadimos otra capa de tomate, una de berenjenas y una de mozzarella. Un poco de albahaca y una pizca de pimienta negra.
Y así seguimos hasta que se nos acaben los ingredientes, terminando como capa final con una de berenjenas y tomate.
Precalentamos el horno por arriba y por abajo a 220ª y horneamos hasta que las veamos gratinadas y que el agua que pueda haber soltado el tomate se haya consumido.
Para emplatar podemos decorarlo con un poco de albahaca fresca y no necesita más adorno. Vais a ver qué éxito de plato y qué sencillez.
Espero que os guste tanto como a nosotros!

Ingredientes

Para 4-6 personas
 no egg (sustituto de huevo) equivalente a 2 ud
 sal
 pimienta negra recién molida
 albahaca seca
 harina para rebozar
 aceite de oliva virgen extra
 900 g 3 berenjenas medianas
 600 ml de tomate frito
 100 g de parmesano vegano
 250 g de mozzarella fresca vegana (en bolas)
 albahaca fresca para decorar

Pasos

1

Lo primero que vamos a hacer el lavar las berenjenas, quitarles el tallo y cortarlas longitudinalmente.
Conforme las vayamos cortando les añadimos sal y las dejamos en un plato reposando para que vayan purgando y eliminando el amargor.
Una vez tengamos todas las berenjenas cortadas, preparamos la mezcla de no-egg (sustituto de huevo)y las rebozamos, primero las pasamos por un poco de harina por ambos lados y luego por el no-egg.
Calentamos aceite en una sartén y cuando esté bien caliente, empezamos a freírlas.
Las vamos dejando en un plato con papel de cocina para que eliminen el exceso de grasa.
Las personas que no debáis consumir grasas podéis saltaros este paso y hacerlas simplemente a la plancha, es una opción alternativa.
Una vez las tengamos todas fritas y escurridas, ya tenemos listo lo más laborioso.
A continuación, cortamos el mozzarella a rodajitas y reservamos.
Ahora cogemos una fuente donde las vayamos a hornear y ponemos una primera capa de tomate frito.
Una segunda de berenjenas, una de parmesano y un poco de albahaca y pimienta negra recién molida.
A continuación añadimos otra capa de tomate, una de berenjenas y una de mozzarella. Un poco de albahaca y una pizca de pimienta negra.
Y así seguimos hasta que se nos acaben los ingredientes, terminando como capa final con una de berenjenas y tomate.
Precalentamos el horno por arriba y por abajo a 220ª y horneamos hasta que las veamos gratinadas y que el agua que pueda haber soltado el tomate se haya consumido.
Para emplatar podemos decorarlo con un poco de albahaca fresca y no necesita más adorno. Vais a ver qué éxito de plato y qué sencillez.
Espero que os guste tanto como a nosotros!

BERENJENAS A LA PARMIGGIANA
Compartir

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies